Leyendas mexicanas

Leyendas mexicanas

Leyenda de la ex hacienda de Crespo

leyendas mexicanas ex hacienda de crespo

Cercana al municipio de San Lorenzo Cacaotepec en el Estado de Oaxaca. Se encuentra una hacienda abandonada y en ruinas a punto del derrumbe conocida como Ex hacienda Crespo. Una construcción muy grande, llena de pasillos, portales, habitaciones, patios y salones, que por las noches se convierten en un auténtico laberinto al que ni los propios cuidadores quieren entrar, pues se dice que varias personas que han entrado por diversas razones a este sitio, desaparecen sin dejar rastro.

Con las historias de eventos paranormales que se cuentan del área, parece difícil que alguien quiera entrar ahí por gusto, pero; más de uno lo hace en busca de un supuesto tesoro. Aseguran que se encuentra enterrado en la zona, ya que contadas personas han visto salir luces de la tierra, formando bolas de fuego, evento relacionado por muchos con el entierro de un tesoro. Incluso pueden verse por el lugar, profundos pozos cavados por estos buscadores de fortunas.

  Sigue leyendo

Leyenda dela cobija embrujada

leyendas mexicanas cobija embrujada

Se cuenta que en la comunidad de El Mixcoate, municipio de Villa de Alvarez, un hombre que iba de cacería, llevaba consigo una cobija para cubrirse del frio en la loma donde acostumbraba espiar a los venados.

Se preparó para dormir enrollándose como taco dentro de la cobija. Ya entrado en sueño, sintió que le jalaban el trapo con que se cubría, para no interrumpir su descanso, simplemente se volvió a acomodar, pero; en un instante, de nuevo quedó descubierto. Enojado por lo que sucedía, cada vez apretaba más la cobija con sus manos, pero extrañamente, se la volvían a jalar, hasta el punto de descubrirle los pies. Pero a su alrededor no había nadie que pudiera hacerlo. En un último intento hizo bola la cobija y se sentó sobre ella diciendo: -¡A ver cómo carambas me la quitan ahora!-, pero, más tardó él en decirlo que estar de vuelta en el suelo y el trapo tirado por un lado de él.

  Sigue leyendo

Leyenda de Ojo de Agua

leyendas mexicanas ojo de agua

Entre los lugares más conocidos de Orizaba, Veracruz, aquel que goza de mayor popularidad es sin duda Ojo de Agua. Pues según cuenta la leyenda desde hace mucho tiempo han ocurrido situaciones verdaderamente extrañas alrededor de la zona del balneario.

En una de esas historias, se vio involucrado un humilde trabajador cuando regresaba a su casa en medio de la oscuridad de la noche proveniente de su trabajo. Venia completamente solo, y tomó la ruta que pasaba por el balneario, sin hacer caso de las advertencias ni consejos sobre las apariciones y espectros que deambulaban por ese lugar.

  Sigue leyendo

Leyenda del Panteón de San Fernando

leyendas mexicanas panteón de san fernando

El Panteón de San Fernando, también conocido como el Panteón de los Hombres Ilustres. Es uno de los cementerios más antiguos de la ciudad, representativo de la arquitectura y arte funerario del siglo XIX en México. Es el destino final de los restos de grandes hombres de la historia de México, como Benito Juárez. Se dice que sus espíritus pasean libremente por el cementerio todas las noches.

El cementerio empezó a funcionar en 1713, año en que se fundó el convento. Estaba destinado a sepultar a los frailes, pero más tarde comenzó a enterrarse en él a personas de la aristocracia y en 1835 fue declarado común y público debido a la fuerte epidemia de cólera que azotó a la población, aunque se les prohibió el entierro. San Fernando se ha convertido en un novedoso museo a partir del 31 de mayo del 2006. Sigue leyendo

Leyenda del Palacio de Lecumberri

leyendas mexicanas palacio de lecumberri

El Palacio de Lecumberri, está ubicado a espaldas del Palacio Legislativo de San Lázaro, en la Ciudad de México. Creado por Porfirio Díaz como un infierno carcelario, para quienes no acataran la ley, su construcción inició el 9 de mayo de 1885, y fue inaugurado por él mismo el 29 de septiembre de 1900. En 1976 Luis Echeverría lo retiró del servicio de Penitenciaría de la Ciudad de México y en 1977 José López Portillo empezó su transformación a Archivo General de la Nación, inaugurado en 1982, y con el mismo uso hasta hoy en día.

Fue una cárcel que albergaría 740 reos, pero se salió de control y llegó a tener hasta 5 mil prisioneros. Más de 15 personas en celdas de menos de tres metros cuadrados dormían parados y amarrados a las paredes. Se dividía en diferentes crujías a las que eran enviados los presos de acuerdo al delito que habían cometido, presos políticos, presos peligrosos y la crujía ‘J’, lugar para los homosexuales, de ahí que de forma despectiva se les comenzara a llamar jotos. El área más temida por todos los presos era “El Apando”, celda de castigo, donde pasaban encerrados hasta semanas enteras, con un mínimo de alimento, sin luz, sin agua, sin ventilación y sin baño. Sigue leyendo