Archivo de la categoría: Leyendas mexicanas

Leyendas mexicanas

112412_1602_LaMujerdeBl1.jpg

La Mujer de Blanco de Cósala

Existe una casa en Cósala pueblo Mágico en Sinaloa, en donde las apariciones de una mujer de blanco han trascendido generaciones, por mucho tiempo esta casa ha pertenecido a la Fam. Hernández, adquirida por los abuelos, heredada a los hijos y a su vez a los hijos de estos.

Desde la primera generación de esta familia que habitaron en aquella casa pudieron presenciar apariciones de la mujer completamente vestida de blanco, con una túnica larga, el pelo suelto y que no camina de forma normal, en su lugar flota a unos centímetros de la tierra, deslizándose suavemente como si fuera empujada por el viento. Analizando bien el historial de la familia se han dado cuenta que su rostro no pertenece a ningún antepasado, haciendo pensar que es seguramente alguien de los primeros habitantes o fundadores de aquella casa. Sigue leyendo

112312_0529_LaCasadelaT1.jpg

La Casa de la Tía Toña

La “Tía Toña” era una mujer solitaria y con dinero, sin ninguna familia con quien compartir su fortuna. En medio de esta soledad decidió darles cobijo en su casa a los niños de la calle, proporcionándoles techo, ropa y comida, no se sabe con precisión a cuantos. Convirtió su casa en el hogar que todos estos niños tanto necesitaban. Pero tan extraños son los sucesos de la vida, que esta acción humanitaria llena de bondad no le trajo más que desdichas, sin agradecimiento alguno, los jóvenes le hicieron la vida imposible, entre bromas y pleitos un día simplemente perdió la paciencia, y arremetió contra ellos a golpes hasta dejarlos sin vida, para después deshacerse de los cuerpos arrojándolos a un rio cercano. Sigue leyendo

112112_1536_Lacurvadela1.jpg

La curva de las ánimas

Hay una sección de la carretera la carretera libre entre la barca y Guadalajara, donde al tomar una curva sin importar la época un aire frio se cuela al interior de los autos aunque estos vengan con las ventanas arriba, causando una sensación de pesadez sobre los hombros, un hueco en el estomago, un nudo en la garganta y una presión en el corazón. La gente siente una tristeza profunda, y algo o alguien obligan a los pasantes a voltear hasta un árbol donde se puede apreciar con claridad la figura de la muerte plasmada en sus ramas.

Todo esto debido a un terrible hecho que sucedió en ese preciso lugar el pasado año 2011, a mediados de abril. Sucedió ahí un lamentable accidente, el choque de un autobús, que llevaba en su mayoría jóvenes que venían de un balneario. Todos perdieron la vida y se encuentran en el lugar las cruces en su honor. Sigue leyendo

111912_0347_LeyendadelP1.jpg

Leyenda del Panteón de Belén

Cuenta la historia que en el siglo XVIII en la Guadalajara colonial llegó un misterioso hombre que venía de Europa y que se quedó a vivir en un pueblo llamado Belén, se llamaba Don Jorge y era uno de los más ricos hacendados del pueblo, sin embargo los habitantes del poblado le temían ya que acostumbraba a vestir siempre de negro y salir solo por las noches.

Al poco tiempo la gente se alarmó al ver que aparecían animales muertos, pero días después se encontraron cadáveres de personas con laceraciones en el cuello sin una gota de sangre. Este hecho causó un gran temor en el corazón de aquellos humildes campesinos, los cuales se encerraban en sus casas antes del atardecer y rezaban temerosos por sus vidas, con un toque de queda auto impuesto. Sigue leyendo

111712_0327_ElFantasmad1.png

El Fantasma de la vaca

Felipe pasaba su primer día de trabajo en un planta procesadora de alimento para animales, cuando sus compañeros le contaron que debía tener cuidado cuando le tocara el turno de noche, porque el fantasma de una vaca se paseaba por el lugar, aunque no se sabía que le hubiera hecho daño a alguien directamente, había accidentes cuando alguien se distraía viéndola.

Una semana después, estaba trabajando de noche, llevaba ya tres días y no se había topado con la vaca, estaba muy atento, porque no quería tener algún problema por el cual pudiera despedirlo, fue entonces que en su hora de descanso, mientras iba al baño, con dos de sus compañeros, la vaca les pasó por enfrente, y soltaron la risa por la expresión del nuevo. No era algo que diera miedo, una simple vaca medio transparente que se paseaba por ahí. Sigue leyendo