Leyendas cortas

Leyendas cortas

Leyenda de la casa del espejo

leyendas cortas la casa del espejo

Según cuenta la leyenda, en el barrio de Vicente López, Buenos Aires, Argentina. Hay una hermosa casa abandonada, y quienes conocen la historia de lo que sucedió ahí, no se atreven si quiera a pasarle por enfrente, mucho menos a cruzar la puerta.

Todo comenzó un día de verano, unos chicos jugaban fuera de la mencionada casa, donde vivía uno de ellos. El amigo se dirigió a la cocina en busca de bebidas y se dio cuenta que los espejos temblaban y hacían un sonido muy extraño. Cuando se lo contó al otro niño, se fueron de ahí, y esperaron a que sus padres volvieran para entrar con ellos de nuevo.

  Sigue leyendo

Leyenda del Carbunco

leyenda del carbunco

Se trata de una especie de perro, más grande de lo normal, y que en el centro de la cabeza tiene un rombo, del cual emana una gran luz. Propio de la Sierra de Perú, en las zonas centrales y del norte es conocido como el “Perro del diablo”, tiene un lucero en la mitad de su frente y ojos de fuego que paralizan a cualquiera que lo vea. Aparece ocasionalmente en las noches oscuras y en los lugares solitarios.

Sigue leyendo

La casa del rio

leyendas urbanas la casa del rio

Se dice que en cierta región de Los Pirineos, se encontraba una hermosa y gigantesca casa, del otro lado del rio. Hacia tiempo que no se miraba gente en ella así que grupo de chicos curiosos, se atrevió a cruzar el puente, y entrar en la casa.

Uno de los niños se quedó esperando por ellos sin cruzar el puente, pues el agua lo asustaba demasiado. Los demás continuaron para satisfacer su curiosidad, revisaron todas las puertas y ventanas hasta encontrar un lugar por el cual entrar. Finalmente dentro, hurgando por aquí y por allá, encontraron en algunas habitaciones enormes estanterías, desde el suelo hasta el techo, repletas de frascos de cristal, con algunos líquidos de colores y algún tipo de masa dentro de ellos, la luz era algo escasa, y nadie había tenido la genial idea de cargar con una lámpara. Sigue leyendo

Leyenda de las Brujas

leyendas de terror Brujas

Existen una gran variedad de historias y leyendas que se cuentan sobre Las Brujas, a las cuales se les identifica por una serie de características particulares: poderes mágicos, gatos negros que las acompañan, verrugas, escobas voladoras, grandes calderos y hasta oscuros pactos con el Diablo. Un aire misterioso, su aspecto sombrío y lúgubre atraen el interés de la gente.

Hay quienes sostienen que Las Brujas son seres demoníacos que tienen contacto directo con el Diablo. Se les cree envidiosas, egoístas y malas. Capaces de influenciar las mentes ajenas, poseer animales y cosas. Agiles para componer hechizos de amor, de odio, o encantamientos. Todas estas características en conjunto son las que hacen que la gente sienta verdadero pavor ante ellas. Se contaba en la antigüedad que se era Bruja por herencia o haciendo un pacto con el Diablo, se les acusaba de chupar la sangre a los niños y robarlos para realizar hechizos y rituales. Sigue leyendo

Leyenda del Krampus

leyendas de terror Krampus

Estas son fechas de Papa Noel o Santa Claus, pero en algunos países de Europa, en el folclore alpino, a los niños malos se los lleva en un saco un demonio muy malo llamado Krampus, quien es el espíritu  de la Navidad o el espíritu de la naturaleza invernal. La palabra Krampus proviene del antiguo alemán “krampen”, que significa garra. Es conocido también como: Knecht Ruprecht, Klaubauf, Pelzebock, Schmutzli.

Según la leyenda este demonio que vive bajo tierra, aparece en las noches de Diciembre, merodeando las calles durante dos semanas, haciendo sonar campanas y cadenas oxidadas para asustar a los niños pequeños. Su imagen presenta un rostro diabólico está acompañado de una larga lengua roja, con cuernos en la frente y mirada enfermiza. Tiene el cuerpo cubierto por un oscuro y tupido pelaje, y sus patas son similares a las de un fauno. En muchas imágenes es ilustrado con una canasta en su espalda, en donde coloca a los niños malos para llevarlos al infierno. Es el contrapunto de Santa Claus que en vez de repartir regalos reparte dolor, dolor y miedo, porque el castigo al mal comportamiento nunca ha sido la ausencia de regalos sino el dolor. Sigue leyendo