Leyendas de terror

Leyenda del payaso

leyenda del payaso

Miguel Ojeda, nunca hubiera querido seguir los pasos de su padre, pero ahí estaba, de frente ante el traje de payaso, que su papa había dejado como herencia, sabia que poniéndoselo, cambiaría radicalmente su forma de ser, así lo había notado, desde que vio que su padre lo había comprado en un lugar de segunda mano. Sigue leyendo

Leyenda de la Caja de Dibbuk


El artículo al que se refiere esta leyenda es en realidad un gabinete para guardar vinos, y que presumiblemente se utilizó para atrapar en su interior a un demonio de origen judío llamado Dybbuk, este es un espíritu maligno capaz de poseer otras criaturas, y se cree que es el alma en pena de un muerto.
La palabra dibbuk se deriva del hebreo דיבוק que significa “adhesión”, el Dybbuk se adhiere al cuerpo de una persona viva y lo habita para tomar una segunda oportunidad de cumplir la misión que tenía en vida. Supuestamente abandona al anfitrión una vez que ha llevado a cabo su objetivo, a veces siendo exorcizado por alguien calificado. Se dice que los dybbuks escaparon del Gehena, término hebreo traducido algunas veces como “infierno“, o que fueron expulsados de el por cometer delitos tan graves que ni ese sitio podía admitir sus almas.

Esta caja y su terrible inquilino fueron vendidos a través de EBay por tan solo 208 dólares. Un precio muy módico para adquirir un demonio.

La leyenda sobre la caja se remonta a finales de la Segunda Guerra Mundial cuando su propietario original, un sobreviviente del holocausto polaco, huyó a España y luego a EUA. Tras la muerte de la mujer que la poseía en 2001, su nieta vendió la caja a un empresario llamado Kevin Mannis de Oregón, sin ocultar el hecho de que el gabinete estaba embrujado y no debía abrirse. Ignorando tal historia, el hombre la llevó hasta el sótano de su negocio de antigüedades, y los fenómenos paranormales empezaron, las luces se apagaban, las puertas se bloqueaban, se escuchaban terribles sonidos provenientes del sótano, se percibían olores de orina de gato y flores, y una sombra corría por los rincones.

Cuando Kevin regaló la caja a su madre, todos estos eventos llegaron a su fin, pero la pobre señora sufrió un derrame cerebral. Consiente de su error, Mannis intentó deshacerse de la caja, hasta que finalmente logró venderla a través de EBay en 2003, el mejor postor fue Losif Nietzke, al ofrecer 140 dólares. Durante el tiempo que este la tuvo en su poder, aparte de confirmar los fenómenos dichos por el anterior dueño, también experimentó infestaciones de insectos, mal funcionamiento de aparatos electrónicos, una especie de manchas oscuras verticales, fuegos, y el olor a amoniaco proveniente de la caja. Así que nuevamente la puso a la venta a través de EBay, para ser adquirida por Jason Haxton, un curador de un museo en Missouri, quien no cree mucho en la historia extraña de la caja Dibbuk, y escribió un libro donde detalla sus vivencias.

Lo curioso en este caso, es que todos los dueños afirman que mientras tenían la caja, padecían de extrañas pesadillas en las que una horrible anciana se paraba junto al gabinete.

La leyenda de la Caja de Dibbuk se volvió tan popular, que su historia se usa como base para la película “The Possession (El origen del mal)”, producida por el maestro del terror Sam Raimi.

112012_1947_LeyendadelQ1.jpg

Leyenda del Queen Mary


Actualmente anclado en el puerto de Long Beach, California, el “Queen Mary” sirve como museo marítimo y hotel de lujo. Entre sus pasillos caminan 60 años de historia, historia teñida de horror pues, dicen, merodean numerosos espíritus que muchos han podido ver, oír e incluso sentir. Son tantas las apariciones que los testigos aseguran haber presenciado, que el “Queen Mary” es considerado uno de los lugares más encantados de todo el mundo.

El Queen Mary fue construido en 1936 como un crucero revolucionario para la Cuanrd Line. Durante la Segunda Guerra Mundial se puso al servicio de la Armada Británica, para luego retornar su actividad como crucero y retirarse finalmente en 1967. Y hoy es uno de los destinos encantados más populares incluyendo en su historia 55 espectros documentados. Sigue leyendo

Leyenda Los fantasmas de la carretera 66

Los fantasmas de la carretera 66

Leyenda Los fantasmas de la carretera 66

La ruta 66, es una carretera que se encuentra en Estados Unidos, que tiene en su haber varias leyendas de las cuales compartiremos algunos aspectos el día de hoy.

En la sección de la carretera que pertenece a Catoosa, Oklahoma, los conductores prestan especial atención, pues no quieren salirse del camino en un giro equivocado y por error terminar en la carretera 412, pues son dirigidos hasta el Cementerio de Timber Ridge. Justo en este lugar se puede ver a un pequeño niño nativo americano, parado a mitad del camino en su bicicleta, hay quienes solo lo observan, pero muchos otros lo han golpeado, por la rapidez en la que aparece frente a los vehículos e un momento a otro, al bajarse del auto a prestar ayuda al herido, este no está, ni siquiera su bicicleta, pero se observan en los autos las abolladuras, o marcas de manos ensangrentadas en el parachoques, algunos otros solo lo han visto ir de rodillas por el camino todo herido, pero al acercarse hasta donde está, el chico solo se desvanece. Y es porque se dice que hace algún tiempo ese niño fue atropellado en ese preciso lugar de la carretera y enterrado en la primera fila del Cementerio Timber Ridge. Sigue leyendo

El sucesor de belcebú

El sucesor de belcebúCuenta la gente de un viejo pueblo latinoamericano que había una joven muy bella de nombre Salvina a quien todos los lugareños frecuentemente la abordaban con propuestas matrimoniales.

Ella sabiendo que su hermosura era un arma poderosa, se dedicaba a rechazarlos hasta que llegara el hombre ideal.

Una fría noche de otoño, Salvina conoció al hombre de sus sueños, Artemio Fernández. Se trataba del hacendado más rico del pueblo. A los pocos meses de comenzar a salir contrajeron nupcias en una fastuosa ceremonia.

Sin embargo, pasaron varios años sin que se tuviera noticia de que en la casa de los “Fernández” habría pronto un heredero. De hecho, la gente contaba en sus tertulias que lo que ocurría era que Salvina tenía serios problemas de infertilidad (aunque cabe aclarar que en aquellas fechas a ese padecimiento no se le llamaba así).

Al notar la desesperación de la joven, su nana se le acercó y le comentó:

– Mi niña, yo conozco a un curandero que le puede arreglar sus problemas.

– ¿A qué problemas te refieres Bernarda?

– Ah, pues a eso de que no puedes tener chamacos. Me preocupa que el señor se canse de esa situación y busqué a otra mujer.

– ¿De veras crees que podría dejarme?

– Claro. Pero yendo a donde le digo, eso jamás sucederá.

Salvina percibió que su nana tenía razón, por lo que no tuvo el menor reparo en acudir a entrevistarse con el brujo.

El curandero le recetó un frasco de píldoras y le comentó que en menos de 70 días quedaría encinta.

Dicha premonición se hizo realidad apenas un mes después de comenzar a tomar la supuesta medicina. Las fases del embarazo fueron pasando conforme a lo previsto hasta que llegó el sexto mes, fecha en que la criatura de Salvina vino del mundo.

A es que todos vieron que aquél era un bebé grande y saludable. Sin embargo, pronto se dieron cuenta de que algo no andaba bien. Cuando cumplió cinco años, de su frente brotaron un par de cuernos y la gente del pueblo comenzó a fallecer.

Fue entonces cuando el sacerdote se dio cuenta de que ese engendro era el El sucesor de belcebú en la tierra.