Cuentos de terror

Cuentos de terror

Cuento de terror una broma para Lucy

cuento de terror lucyAprovechando que Carla “la miedosa” estaba de visita en la nueva casa de Lucy, esta quiso hacerle una broma, al no ponerla sobre aviso al respecto de los múltiples ruidos nocturnos que ahí se escuchaban. Llegada la media noche, aun se encontraban poniéndose al día después de tanto tiempo sin verse, pero la dueña de la casa insistía en ir a dormir, para llevar a cabo su desconsiderado plan.
Sigue leyendo

Cuento de terror de una marioneta

cuento de terror marionetaEran las dos de la mañana cuando las chicas volvían a prisa de la fiesta, no obtuvieron el permiso de sus padres, así que escaparon y quería volver antes de ser descubiertas. Planearon saltar la barda de su casa internándose en el terreno baldío colindante, sin embargo, antes de que pudieran adentrarse en él un viejo alto, delgado, muy demacrado salió al paso por el oscuro callejón. Intentaba correr a pesar de su cojera, y su avanzada edad, además balbuceaba cosas inentendibles.

Las muchachas por supuesto saltaron del susto, la imagen de aquel hombre estaba más cercana a los muertos que los vivos, y todo empeoró cuando se acercó a ellas, tomándolas de los brazos, alzando la voz y gimiendo.
Sigue leyendo

Cuento del Señor Doctor

cuentos de terror doctor

Una extraña enfermedad se diseminaba por el pueblo, los habitantes entraban uno tras otro al humilde consultorio del joven doctorcito aún practicante. Solicitó ayuda en la ciudad más cercana, pero mientras se dignaban a ayudarlo, solamente fue asistido por las personas que permanecian en pie, hasta quedar solamente con dos ayudantes de escasos 10 años, que junto a él, eran los únicos sanos.

La piel de los pacientes se tornaba pálida amarillenta, no tenían fuerzas para levantarse y perdían peso de una forma alarmante. Fuera de eso todo lucia normal, y sobrevivían gracias a que conservaban buen apetito.

El pobre medico pasaba días y noches buscando algún indicio, sirviéndose de sus limitados recursos para obtener el mejor diagnóstico, los dividió por grupos y les trató para diferentes padecimientos, sin embargo, no respondían a ninguno de ellos. La escena le producía al joven tanta impotencia, no pudo contener las lágrimas y salió del palacio municipal que utilizaba como hospital después de que crecieran en número los aquejados.
Sigue leyendo