La leyenda de Jack el Destripador

La leyenda de Jack el Destripador

La leyenda de Jack el Destripador es quizás uno de los casos de asesinos en serie que aún después de más de 100 años de su aparición, continúa cautivando a propios y a extraños.

Y es que aunque aparentemente la policía inglesa logró vincularlo con el asesinato de al menos cinco mujeres, nunca fue llevado a juicio ni mucho menos condenado. Si te encuentras interesado por conocer algunos datos curiosos acerca de la leyenda de Jack el Destripador, no despegues la vista de esta página.
Sigue leyendo

Leyenda de la monja sin cabeza


Resulta casi imposible encontrar un edificio utilizado como convento en el pasado, que no tenga una leyenda de terror propia. Estas construcciones por motivos diversos se convierten en un sitio idóneo para conservar intactas las impregnaciones fantasmales hasta nuestros días, aunque las construcciones tengan ahora otras funciones.

Generalmente, al tratarse de cedes de internamiento religiosas, son después utilizadas como dependencias de gobierno o escuelas, como en el caso de El antiguo Colegio y Liceo de Nuestra Señora de la Misericordia (hoy MONTE VI), ubicado en Pocitos, Uruguay.

Este lugar que fuera un humilde convento para unas cuantas monjas, y después un colegio de mujeres, tiene pasajes subterráneos, que conectan con el instituto de enfrente, el Colegio San Juan Bautista. Estos pasadizos fueron escenario de los amoríos entre en un joven cura y una monja, quienes desafiaban sin miramientos los mandatos de su religión y la moral de época.

Tuvieron muchos encuentros antes de ser descubiertos por la Superiora del Instituto, quien castigó a la monja, encerrándola en una pequeña habitación, lejos de su enamorado. Ya fuese por la vergüenza, o por el dolor de la separación, la pobre mujer religiosa se quitó la vida ahí en su aislamiento. Su cuerpo, al parecer, fue enterrado en el patio del lugar, debajo de un monumento a Artigas.

La escena de su suicidio no se conoce hoy en día, pero debió ser bastante aterradora, ya que su espíritu sin cabeza puede verse deambular por los pasillos del lugar, mientras que el piano del salón de actos comienza a tocar solo…gritando una tonada triste, que acompañando el macabro contoneo de la figura decapitada.

Leyenda de la Caja de Dibbuk


El artículo al que se refiere esta leyenda es en realidad un gabinete para guardar vinos, y que presumiblemente se utilizó para atrapar en su interior a un demonio de origen judío llamado Dybbuk, este es un espíritu maligno capaz de poseer otras criaturas, y se cree que es el alma en pena de un muerto.
La palabra dibbuk se deriva del hebreo דיבוק que significa “adhesión”, el Dybbuk se adhiere al cuerpo de una persona viva y lo habita para tomar una segunda oportunidad de cumplir la misión que tenía en vida. Supuestamente abandona al anfitrión una vez que ha llevado a cabo su objetivo, a veces siendo exorcizado por alguien calificado. Se dice que los dybbuks escaparon del Gehena, término hebreo traducido algunas veces como “infierno“, o que fueron expulsados de el por cometer delitos tan graves que ni ese sitio podía admitir sus almas.

Esta caja y su terrible inquilino fueron vendidos a través de EBay por tan solo 208 dólares. Un precio muy módico para adquirir un demonio.

La leyenda sobre la caja se remonta a finales de la Segunda Guerra Mundial cuando su propietario original, un sobreviviente del holocausto polaco, huyó a España y luego a EUA. Tras la muerte de la mujer que la poseía en 2001, su nieta vendió la caja a un empresario llamado Kevin Mannis de Oregón, sin ocultar el hecho de que el gabinete estaba embrujado y no debía abrirse. Ignorando tal historia, el hombre la llevó hasta el sótano de su negocio de antigüedades, y los fenómenos paranormales empezaron, las luces se apagaban, las puertas se bloqueaban, se escuchaban terribles sonidos provenientes del sótano, se percibían olores de orina de gato y flores, y una sombra corría por los rincones.

Cuando Kevin regaló la caja a su madre, todos estos eventos llegaron a su fin, pero la pobre señora sufrió un derrame cerebral. Consiente de su error, Mannis intentó deshacerse de la caja, hasta que finalmente logró venderla a través de EBay en 2003, el mejor postor fue Losif Nietzke, al ofrecer 140 dólares. Durante el tiempo que este la tuvo en su poder, aparte de confirmar los fenómenos dichos por el anterior dueño, también experimentó infestaciones de insectos, mal funcionamiento de aparatos electrónicos, una especie de manchas oscuras verticales, fuegos, y el olor a amoniaco proveniente de la caja. Así que nuevamente la puso a la venta a través de EBay, para ser adquirida por Jason Haxton, un curador de un museo en Missouri, quien no cree mucho en la historia extraña de la caja Dibbuk, y escribió un libro donde detalla sus vivencias.

Lo curioso en este caso, es que todos los dueños afirman que mientras tenían la caja, padecían de extrañas pesadillas en las que una horrible anciana se paraba junto al gabinete.

La leyenda de la Caja de Dibbuk se volvió tan popular, que su historia se usa como base para la película “The Possession (El origen del mal)”, producida por el maestro del terror Sam Raimi.

Leyenda del Queen Mary


Actualmente anclado en el puerto de Long Beach, California, el “Queen Mary” sirve como museo marítimo y hotel de lujo. Entre sus pasillos caminan 60 años de historia, historia teñida de horror pues, dicen, merodean numerosos espíritus que muchos han podido ver, oír e incluso sentir. Son tantas las apariciones que los testigos aseguran haber presenciado, que el “Queen Mary” es considerado uno de los lugares más encantados de todo el mundo.

El Queen Mary fue construido en 1936 como un crucero revolucionario para la Cuanrd Line. Durante la Segunda Guerra Mundial se puso al servicio de la Armada Británica, para luego retornar su actividad como crucero y retirarse finalmente en 1967. Y hoy es uno de los destinos encantados más populares incluyendo en su historia 55 espectros documentados. Sigue leyendo

El Cuentista

Estaba solo en la habitación, sentado en una esquina, lleno de preocupación, pues de la nada simplemente un día, se despertó sin ninguna inspiración, sentía el alma vacía, el corazón aletargado, todo aquello que antes le ilusionaba escribir, inventar, sentir, se volvió indiferente.

Pensaba en que tenía muchos compromisos aun, cientos de cuentos por entregar y nada que le diera una razón para escribir, después de intentarlo muchas veces, con el piso lleno de hojas llenas de letras pero con ningún sentido.

Sumido en su gran pena, escuchó una voz, que suavemente le dijo –No te preocupes aquí estoy-, volteaba alrededor, buscando la fuente, pero sin poder ver nada, creyó que se estaba volviendo loco, pero como aun cargaba una gran depresión encima, volvió a agachar la cabeza, sintió entonces un escalofrió en la espina cuando una mano le tocó la nuca. Se puso en pie en un segundo, esperando se revelara ante él la causa de tal espanto. Pero de nuevo ¡Nada!.

Sintió que su pena se hizo más grande hasta derramarle las lagrimas, y entonces se dejó caer en la cama, en un momento el cuerpo le pesaba tanto que no podía si quiera voltear, mirando fijamente hacia el techo un ligero humo negro, empezaba a formar una figura encima de él, justo frente a sus ojos, se creó una túnica negra de entre la cual apenas alcanzaba a apreciarse un rostro cadavérico, abrazando su cuerpo con firmeza la aparición le dijo Soy la muerte y estoy contigo- el cuentista rompió en llanto profundo, podrían pensar algunos que le había llegado la hora, pero él por el contrario sentía paz, y una nueva alegría, que transformó su llanto en risa y entonces de nuevo la muerte le dijo: -Tu inspiración a mi servicio, escribe mis hazañas para que la gente recuerde que aun existo-. El cuentista aceptó sin vacilar, pues en ese justo momento ya había creado una historia para aquel hecho tan singular.

Abrazado de la muerte, convertidos en polvo en medio de un remolino, viajaron toda la noche a cada rincón de la tierra, en donde la muerte levantó su cosecha. Tomaba cada alma de diferente manera, haciendo que la mente del cuentista volara, creando miles de historias.